Remington 783. La opción económica sin renunciar a la precisión.

Remington 783. La opción económica sin renunciar a la precisión.

Evaluamos en nuestro BLOG uno de los rifles más económicos del mercado, pero que en ningún caso renuncia a una muy buena precisión. Se trata del Remington 783, un rifle que nace como un revulsivo de este fabricante a otros modelos de la competencia, que aparecieron a finales de la primera década del presente siglo. Decimos que Remington reacciona algo más tarde y lo hace vía adquisición, comprando en el 2008 al gigante de los rifles de palanca MARLIN, que acababa de sacar al mercado un rifle con esas características, el MARLIN XL7. Sería FREEDOM GROUP, la matriz del grupo, quien materializaría la compra de la icónica marca.

Esta arma, que presentaba ya entonces varias innovaciones, fue tomada como base para el desarrollo del Remington 783 que terminaría de evolucionar el modelo. Consiguiendo un rifle que destaca por su precisión, fiabilidad y bajo precio. Además, se ha convertido en el escalón de entrada a la mítica marca de Ilion, Nueva York. La nomenclatura que sirve de denominación al mismo se corresponde con la siguiente leyenda: “7” hace referencia a la serie 700 de Remington de la cual deriva, “8” es un homenaje al antiguo preciso modelo 788 y el “3” es por el año de aparición del rifle, el 2013. A partir de esa fecha, el fabricante norteamericano dispuso de un modelo para hacer frente a “Savage Axis”, “Tikka T3” y “Ruger American Rifle”, por citar los más conocidos.

Como veremos a continuación, cuando analicemos en detalle todas sus características, veremos que se trata de un rifle sumamente polivalente. Ya que gracias a la combinación de precisión y peso reducido (3,2 Kg), puede ser empleado en cualquier modalidad de caza, incluidos los recechos.

El cañón

Como es obvio el cañón es uno de los elementos claves en la precisión de cualquier arma de fuego. En este caso se trata de un tubo de acero al carbono de contorno denominado “Magnum”, ya que no llega a ser semipesado o “Varmint”. Repercutiendo, por tanto, muy positivamente en el peso total del conjunto.

Constructivamente el estriado se realiza por la técnica de “button rifling”, a diferencia de la empleada en la serie 700, que son amartillados en frío. Este proceso es bien conocido por Remington, ya que fue quien lo estandarizó en los años 40 de pasado siglo. Esto naturalmente supone una ventaja tremenda, ya que le permite contar con la experiencia necesaria para dominar la técnica y ofrecer unos cañones extremadamente precisos. En el caso de la referencia que sirve para nuestro análisis, en calibre 30-06 Springfield, se trata de cuatro estrías a derechas con un paso de 1:10.

Remington 783 Corona del cañón

FOTO 1 - El cañón está rematado por una corona plana

En cuanto a su longitud esta varía en función del calibre, en este caso al tratarse de un 30-06 Springfield, el largo es de 22” (560 mm). Aunque este varía desde los 20” (510 mm) hasta los 24” (610 mm), este último en el caso de los calibres magnum. Otra de las novedades importantes es la forma de anclaje a la acción, esta se realiza mediante una tuerca, similar a lo que podemos ver en un AR-15. Esta característica es herencia directa del MARLIN XL7 y aporta una importante ventaja técnica, un “headspace” sumamente preciso. Recordemos que esta magnitud hace referencia a la distancia entre la cabeza del cerrojo y el plano trasero de la recámara, siendo una variable importante en la precisión y seguridad del arma.

Remington 783 Headspace

FOTO 2 - El cañón está unido a la acción mediante una tuerca que le permite un "headspace" muy preciso

La acción y cerrojo

La acción, como no podía ser de otra manera, deriva de la del Remington 700 pero con algunas modificaciones. Lo primero que llama la atención sus formas redondeadas y el tamaño reducido de su ventana de expulsión. Aunque esto último no supone un hándicap para poder alimentar el rifle desde la misma, parece más cómodo utilizar el cargador de calidad que trae de serie. En cualquier caso, estas características dotan de especial robustez a este elemento y como sabemos cuanta mayor rigidez del conjunto cañón acción, mayor precisión.

Remington 783 Acción

FOTO 3 - La acción es de forma redondeadas con ventana pequeña de expulsión que le otorga una gran solidez

Siguiendo con otros aspectos, señalar que los taladros en su lomo, coinciden con las plantillas de los Remington 700, una circunstancia que permite acceder al amplísimo mercado de este estándar de facto.  Por cierto, es de agradecer y supone un ahorro económico, que todos los Remington 783 vengan de serie con unas bases tipo Weaver ya instaladas.

En lo que respecta al cerrojo, este es igual que el de la serie 700, con sus dos conocidos y sólidos tetones en cabeza y su acerrojado a 90°. La maneta es metálica y plana, con una buena ergonomía que acompaña a su suave y fluido funcionamiento. Tiene un avisador visual y táctil de armado en la parte trasera, que nos permite saber en todo momento el estado del rifle. En relación con él, señalar que a diferencia del Remington 700, el seguro de extracción de cerrojo se encuentra en el lado izquierdo de la acción (opuesto al seguro), no en la parte superior del guardamonte.

Remington 783 Aguja montada

FOTO 4 - Aguja montada a la vista y aguja escondida después de disparar

El disparador

Otro de los elementos herencia del MARLIN XL7, es el disparador de nuestro protagonista, denominado “Crossfire” que presenta varias características interesantes. Por una parte, es regulable, permitiendo variar el peso del mismo, desde los 1,14 Kg hasta los 2,28 Kg. En nuestra unidad de pruebas venía regulado a 1,9 Kg. Por otra, presenta una lengüeta de seguridad sobre la cola del disparador. como el que poseen las modernas pistolas de polímero. Esto consigue que el disparador se comporte como un falso dos tiempos, ya que primero tenemos que vencer la resistencia del seguro y luego la del verdadero gatillo.

Remington 783 Disparador

Foto 5 - Lengüeta de seguridad en el disparador “Crossfire” 

Por cierto, dos datos importantes, este último tiene un recorrido ultracorto y el seguro, que actúa sobre el fiador. Presenta un recorrido algo mayor, pero su exigua resistencia es consistente, sin arrastres importantes y siempre que lo traccionemos con un mínimo de decisión. Este sistema hace que tengamos un disparador muy predecible y controlable, un elemento más que contribuye a la precisión. Quiero señalar que este sistema proporciona también una enorme seguridad al arma, permitiéndonos operar con un mínimo peso del disparador, mientras practicamos la actividad cinegética. Haciendo de este rifle uno de los más seguros del mercado.

Remington 783 Disparador accionado

FOTO 6 - Posición de la lengüeta después de efectuar el disparo

La culata

Tal vez sea el único elemento de todo el conjunto que delata su económico precio, aun así con todo, su apariencia engaña y cumple sobradamente su cometido. Es de polímero con un resistente compuesto a base de fibra de vidrio. Lógicamente con el precio del rifle, no podíamos esperar que tuviese una cuna de aluminio, pero no por ello la rigidez y aislamiento del cañón se encuentran comprometidos. Para ello recurre a un ingenioso sistema de cuadernas y quilla, como la empleada en la construcción del casco de los barcos. Exteriormente se distinguen en el área del pistolete y guardamanos texturas diferenciadas, con un patrón que facilita el agarre en condiciones climatológicas adversas que puedan propiciar unas manos húmedas.

Remington 783 Culata

FOTO 7 - La culata es de polímero con un resistente compuesto a base de fibra de vidrio

También cabe destacar, que aunque carece de los típicos pernos de enganche para bípode y correa de transporte, ofrece una solución para este último caso en forma de enganches moldeados en el polímero. Para solucionar la colocación del bípode, tan fácil como recurrir a un armero para que taladre el vientre del guardamanos y coloque dicho accesorio. Aprovecho para decir que el este es perfectamente plano, facilitando el uso de apoyos de oportunidad, que se pueden encontrar durante nuestra actividad cinegética.

Remington 783 Vista culata

FOTO 8 - La culata tiene diferentes áreas con un patrón rugoso donde se agarra el arma

Remington 783 Guardamanos

FOTO 9 - La correa se amarra en unos enganches moldeados en la propia culata

En contraste con la economía de culata y como accesorio a ella, se incluye una magnífica cantonera del fabricante Remington. Esta es la conocida R3 de celdas de poliuretano, de grosor extra ancho (51 mm), que proporciona gran comodidad y una notable absorción del retroceso. Este elemento es uno de los accesorios de mayor éxito de Remington, tanto para rifles como para escopetas, una muestra de su efectividad.

remington 783 Cantonera

FOTO 10 - La cantonera es la conocida R3 de celdas de poliuretano de grosor extra ancho (51 mm)

El cargador

Otro aspecto relativamente chocante, si consideramos el precio del rifle, es que lleva un cargador en lugar del habitual plato de descarga, que suelen incluir los rifles de la serie 700 de este mismo fabricante. Este elemento es de gran calidad, ya que mezcla acertadamente metal y polímero, asegurando una elevada longevidad frente al desgaste que acaba provocando holguras, la principal pega que presentan los que son completamente de polímero. También señalar, que está muy bien diseñado, con un sistema de enganches mediante dos picos, delantero y trasero, que hace que se maneje muy fácil y cómodamente.  Se coloca de atrás adelante, en un movimiento muy natural que acompañado de un sonoro clic, señala su correcta inserción.

Remington 783 Cargador

FOTO 11 - El cargador es de gran calidad ya que mezcla acertadamente metal y polímero

La prueba de precisión

Teniendo en cuenta todo lo anterior, nos acercamos al campo de tiro de TXORIARTE en Zambrana (Álava), para realizar la prueba de precisión en su magnífico campo de 200 m. Para ello nos pertrechamos munición original Remington ACCUTIP con puntas de 180 grains.

La metodología, la que usamos siempre en rifles de caza, series de tres disparos en cinco minutos, con descansos de aproximadamente 10 minutos entre series. Para las pruebas, nos equipamos con un visor BUSHNELL ELITE TACTICAL XRS II 4,5-30x50, con retícula G3 en primer plano focal. Como es habitual, la posición de tiro fue sentado tipo “bench-rest”, utilizando un banco de tiro CALDWELL Lead Sled DFT II. Las condiciones climatológicas de la prueba fueron buenas, sin viento significativo y con una temperatura que osciló entre los 6° y 15° en el campo ubicado en Álava.

Los resultados, aunque esperados, resultaron sorprendentes, con una mejor diana, para munición original de 1,32 MOAs, sin duda fácilmente mejorable al entorno del MOA con munición recargada.

Remington 783 Diana a 200 m

FOTO 12 - Obtuvimos una mejor diana de 1,32 MOAs a 200 m con munición original

RESUMEN

El Remington 783 es un rifle que hace honor a su origen, no decepcionando a su comprador con una buena precisión, pero a un precio reducido que recordemos incluye unas bases Weaver. Nos ha gustado especialmente su disparador, cargador de calidad y el peso reducido, lo que le otorga la polivalencia que comentábamos en la introducción. Un arma que no decepcionará a aquellos con un presupuesto limitado, pero que no quieren renunciar a la calidad y que además, pone el listón muy alto a sus competidores de segmento.