SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ. La pistola fácil de utilizar.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ. La pistola fácil de utilizar.

Hace unos días tuve la oportunidad de tener en mis manos la Smith & Wesson M&P .380 Shield EZ, una pistola ciertamente atípica y que explora un nicho de mercado que, hasta ahora, pocos fabricantes han apostado. La única referencia similar que me viene a la cabeza es la Walther CCP, dirigida al público femenino o al menos así se publicitaba en EEUU. Se trata de armas sencillas de utilizar por personas con limitaciones físicas o con poca fuerza en las extremidades superiores. Esto no quiere decir que no estén entrenadas, porque eso no lo arregla ningún arma, sino que les resulta difícil operar con pistolas estándar. Smith & Wesson ha decidido acercar su gama M&P Shield a ese segmento de población, creando una versión que con características que difieren de la estirpe familiar.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Persona mayor

FOTO 1 - La S&W M&P .380 Shield EZ está pensada para personas mayores y con problemas de fuerza en las manos

Aparecida en enero del 2018 se sitúa en el terreno de la Bodyguard por calibre y en el de la Shield por formas, aunque con respecto a esta última, es de algo mayor tamaño. Todo ello con un objetivo, hacerla fácil de utilizar, algo que en su propia denominación explicita con el término EZ. EZ en jerga urbana o informal en inglés, es “easy”, cuya traducción es fácil. Por que sí, esta pistola es realmente fácil de montar, fácil de cargar, fácil de limpiar, fácil de desmontar y por supuesto, fácil de disparar. Es por ello que, personas con poca fuerza en las manos o de cierta edad con por ejemplo problemas de artritis, encontrarán en esta arma una perfecta aliada para su defensa personal.

Dimensiones, ergonomía general y cargador

En cuanto a sus dimensiones estás se corresponden con la de una M&P Shield M2.0 ligeramente “estirada”, longitud de 170 mm (6,70”) vs 155 mm (6,10”), altura de 127 mm (5,00”) vs 114 mm (4,5”), anchura de 26,7 mm (1,05”) vs 25,15 mm (0,99”) y peso de 524,5 g vs 518,8 g. Esto se traduce en una pistola más cómoda y fácil de asir, que además completa este aspecto con una textura menos agresiva en la empuñadura que el resto de la familia, ya que su comportamiento es más dócil. También tiene que ver el hecho que tiene un seguro de empuñadura, por lo que para asegurar su activación con un agarre firme, no debe tener un picado que “pinche” en exceso. Su rabera ayuda a encontrar fácilmente la posición correcta del empuñe.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Comparativa Shield

FOTO 2 - Comparativa S&W M&P .380 Shield EZ vs S&W M&P9 Shield

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ PTextura de la empuñadura

FOTO 3 - Detalle de textura de la empuñadura

Por lo demás, conserva el elogiado ángulo de 18° de la empuñadura, una marca de familia y herencia directa de las 1911. Seguro que será muy valorado por aquellos usuarios senior, que hayan poseído el arma preferida de América. Este ángulo, según Smith & Wesson, permite que la pistola ofrezca un empuñe natural al encarar el arma buscando las miras. También se mantienen las formas redondeadas, pero se producen cambios en parte de los controles, priorizando la facilidad de operación sobre otras consideraciones. Señalar que gana un riel picatinny en el armazón gracias a su longitud extendida.

Hablando de la empuñadura, nos referiremos al cargador, que sigue la tónica general del arma de hacerlo todo más fácil. Lo más obvio es el bulón de ayuda para realizar la carga del cargador, al estilo de muchas de las pistolas del 22 lr, sin tener que pelearse con el muelle con una sola mano, que sea dicho de paso es bastante suave. Por cierto, su capacidad aumenta en un cartucho 8+1 vs 7+1. Después es llamativo, el color de su teja rojiza que no es casual, está ideado para sea fácil ver si la pistola está descargada, cuando hace una revisión de la recámara o cuando la corredera se ha bloqueado.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Cargador

FOTO 4 - El cargador se asemeja a los del calibre 22 lr, con un pasador de ayuda

Solo un pequeño inconveniente, con el cargador completamente amunicionado y la corredera hacia delante, resulta un poco duro de insertar correctamente, necesita de una inserción un poco enérgica. En otro tipo de pistola no sería especialmente significativo, pero estando destinada al perfil de usuario que hemos comentado al principio del artículo, creo que es importante citarlo.

Corredera, sistema de disparo, seguros y miras

La corredera está hecha de acero inoxidable con acabado Armornite, como el resto de piezas metálicas de la familia M&P Shield. Aunque lo más destacable, es su facilidad de manipulación, la carga y descarga de una pistola requiere tirar manualmente de la corredera hacia atrás, también, la resolución de atascos y la inspección de la recámara requiere de esta acción. Como es de esperar, el tirar de la corredera en la M&P Shield EZ es fácil. El muelle recuperador es suave y el martillo interno proporciona poca resistencia adicional. Por tanto, el desbloqueo de la misma desenganchando el seguro de retenida se hace muy fácilmente. Es una de las correderas más suaves de pistola que haya probado del mercado actual. 

De igual manera, el desmontaje básico del arma es otro ejemplo más de sencillez, una vez bloqueada por el seguro de retenida, giramos la palanca de desmontaje 90° hacia abajo, tiramos de la corredera un poco para liberar el bloqueo y la deslizamos hacia delante, empujándola para sacarla de las guías. No se necesita tirar del gatillo previamente para poder sacar la corredera del armazón.

Otro detalle más, sobre la preocupación de los diseñadores a la hora de facilitar su manipulación, es el recrecido de la corredera a la altura de los cortes posteriores. De esta forma es prácticamente imposible que se nos pueda resbalar de entre los dedos, algo que ya era difícil por la suavidad de la misma y su efectivo grabado en forma de escama de pez.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Tirador Corredera

FOTO 5 - Detalle tirador de la corredera y seguro manual ambidiestro

Ya hemos hablado al principio de esta sección, que a diferencia del resto de la familia M&P Shield M2.0, el mecanismo de disparo no es por aguja lanzada, sino por martillo oculto debajo de la corredera. Esto tiene sus consecuencias, cambiando la configuración de los seguros, desaparece el de disparador que es sustituido por el de empuñadura. Además, el manual ambidiestro del armazón, que es opcional, pierde su integración en el armazón y se sobredimensiona para poder ser más fácil y suave de interactuar. El avisador de cartucho en recámara también cambia, con un sistema que es más fácil de identificar visualmente y percibir de forma táctil.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Seguro Empuñadura

FOTO 6 - Detalle del seguro de empuñadura

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Avisador de cartucho recámara

Foto 7 - Detalle de avisador de cartucho en recámara, visual y táctil, se levanta una pequeña teja cuando hay cartucho en recámara

El disparador está lo suficientemente retrasado para que sea fácil de acceder para cualquier tipo de tamaño de mano. Con un peso de 1,8 kg, tiene un “take-up” para mi gusto un poco largo, aunque rompe nítidamente y posee un reset enérgico y audible.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ Disparador

Foto 8 - Detalle del disparador

El punto de mira y el alza ajustable son puntos blancos, un sistema que casi es un estándar de facto en la industria para las armas de defensa personal, pero es muy posible que en un arma de este tipo se cambien a una solución de tritio, de fibra óptica o aún mejor un láser, aprovechando su riel picatinny. Sobre todo, si como hemos visto su objetivo de clientela son personas de cierta edad.

SMITH&WESSON M&P 380 SHIELD EZ  Riel Picattiny

Foto 9 - Detalle del Riel Picattiny

Disparándola

Después de probarla realizando varias series de disparos a las distancias habituales para este tipo de armas, decir que es sumamente dócil, a eso ayuda sin duda el uso del 9 mm corto, que tiene un 56% menos de energía y el empleo del acerrojamiento tipo browning, frente al retroceso de masas, más habitual en pistolas de este calibre. Obviamente su ergonomía también juega un papel importante, haciendo que el arma sea muy controlable. Al final todo ello se traduce en precisión, y en la capacidad de poder repetir el disparo de forma eficiente. Por otra parte, señalar que al igual que en el resto de pistolas de esta serie, que hemos probado anteriormente, no se produjo interrupción o mal funcionamiento de tipo alguno.

RESUMEN

La pistola cumple con nota el objetivo que se ha marcado en su diseño, ser una pistola fácil de usar y controlar. Algunos expertos criticarán el empleo del calibre 9 mm corto, por considerarlo insuficiente para usos defensivos, algo que ya está superado gracias a los modernos cartuchos con puntas expansivas. En cuanto a sus cualidades de ocultación, están en línea con la gama M&P Shield M2.0 a pesar de su ligero crecimiento, ya que la anchura sigue siendo buena. Es una gran pistola que con seguridad sabrá valorar el nicho de mercado al que va dirigido.