Colt M16 Rifle de Walther

Colt M16 Rifle de Walther

La recreación en .22 Long Rifle del mito

Continuando con anteriores trabajos ya publicados en estas páginas de la revista Armas y Municiones (ver números 284, 288 y 306), sobre carabinas del calibre .22 Long Rifle (LR), que recrean de armas largas militares de todos conocidas, presentamos ahora la más fiel y precisa copia de unos de los fusiles de asalto más acreditados de la historia bélica de todos los tiempos: el Colt M16. De nuevo el tándem New Colt Holding Corporation y Carl Walther Waffenfabrik ofrece a sus potenciales clientes una carabina que será de su total agrado en cuanto clona a la perfección uno de los mitos de la marca del potro rampante.

La carabina Colt M16 Rifle de Walther.

Bajo el nombre comercial COLT la firma alemana Carl Walther reproduce varios de los legendarios modelos de esta marca, desde su carabina M4, y sus versiones OPS (Operations Special u Operaciones Especiales) y CQB (Close Quaters Batlle o batalla en cuartos cerrados, que es como los anglosajones denominan lo que aquí se entiende como combate urbano), hasta su fusil de asalto M16, y su variante M16 SPR (Special Purpose Rifle, algo que traduciríamos al español como fusil para tareas especiales), todos ellos en calibre .22 LR. Como apuntaba en el artículo sobre la carabina M16 SPR (ver número 284 de Armas y Municiones), estas fieles recreaciones han sido posibles gracias a la experiencia de Umarex en la realización de réplicas casi exactas de armas de otras marcas. La reproducción, casi al milímetro, de los modelos originales resultan sin duda alguno el deleite del propietario –o potencial comprador– de este tipo de armas ligeras de recreo; si a ello sumamos una precisión más que notable y un amplio abanico de complementos, que van desde reductor de sonido (más que legales en países con una legislación moderna y respetuosa con sus ciudadanos) hasta varios tipos de cargadores (para 2, 10, 20 o 30 cartuchos del citado calibre), pasando por bocachas apagallamas, carriles tácticos tipo RIS o diversos tipos de visores de punto rojo (PS22 y PS55) o convencional (RS55), sin dejar de lado los elementos de puntería desmontables para carril táctico MIL-STD 1913 o Picatinny. En cuanto al modelo de carabina semiautomática del .22 LR sobre la que trata este trabajo, insisto que para mi la más fiel recreación del mítico M16 o AR-15 (ArmaLite Rifle 15, como se denominó al principio a este singular fusil de asalto diseñado por Eugene Stoner para la división ArmaLite de la Fairchild Engine and Airplane Corp), dispone de una serie características técnicas que conviene desarrollar con detenimiento.

Con las dimensiones propias del mencionado fusil de asalto estadounidense, 1.010 mm de longitud total, 230 mm altura y 65 mm de grueso, monta un cañón de 539 mm de largo (21.2” en sistema de medida anglosajón); por el contrario, en cuanto a su peso, esta carabina fabricada por Walther resulta más ligera que el M16 original, dado que tan sólo pesa (descargada) 2.830 g. Por todo ello podemos afirmar con rotundidad que dicha carabina Colt M16 Rifle de Walther tiene la categoría de apta para todos los públicos, dado que el encare de la misma y manejo (desde portarla, manejar sus palancas, tomar los elementos de puntería y disparar con ella) resultan cómodos de ejecutar, tanto para adultos avezados como para jóvenes noveles en el manejo de armas de fuego.

En cuanto a este último punto, me cabe reseñar que la adquisición de un blanco con los elementos de puntería que trae (diópter o mira cerrada con punto de mira de tablón) puede extrañar a los que no estén habituados a ellos; no tanto para los que han empleado armas largas militares de influencia anglosajona. Para mí, al principio, me resultaron un tanto complejas, debido a la costumbre de las miras abiertas; pero, al poco tiempo de emplearlas, cogiéndole el “truquillo”, resultan cómodas y fáciles de tomar. Aunque, hoy en día, con el amplio uso que se hacen de las miras ópticas y holográficas, este tipo de miras convencionales están en desuso (o sólo para cuando nos hemos quedado sin pilas para el visor de punto rojo). Por otro lado, me gustaría señalar que la construcción del arma conjuga a la perfección el empleo de materiales ligeros (de ahí su peso contenido), como aleación ligera de aluminio de alta resistencia (p.e. su armazón) o polímeros (culata, guardamanos, empuñadura), dado que el cartucho que emplea es suave (en cuanto a las reacciones que provoca al dispararlo). Ello redunda –como en el caso de sus dimensiones y peso– en una carabina del todo ideal para la iniciación de nuestros jóvenes en el manejo de las armas largas; aunque eso resulte un tabú para los de lo “políticamente correcto” (una forma encubierta de censura consentida por todos). Además, por si fuera poco para los tiempos que corren, de igual forma se traduce en un abaratamiento indudable del precio final, lo que igualmente hace que este tipo de armas largas resulten más asequibles al común de los mortales.

La carabina Colt M16 Rifle de Walter, como ya apunté antes, dispone de un cañón de longitud convencional (los citados 539 mm), que junto a su ajuste (fijación del cañón al Upper Receiver o conjunto superior y a una recámara muy ajustada de cotas, sin apenas tolerancias), proporciona al arma una precisión singular y sorprendente, pues, aunque disponga de un disparador aparentemente algo duro (como medida de seguridad añadida por requerimientos oficiales del mercado estadounidense), el hecho de que éste –el disparador– no tiene arrastres posibilita unas agrupaciones más propias de una carabina de concurso...

 

descargar artículo completo