Walther PPS M2 y Smith & Wesson M&P Shield. El porte de un arma en la palma de tu mano

Walther PPS M2 y Smith & Wesson M&P Shield. El porte de un arma en la palma de tu mano

Desde hace relativamente poco tiempo, ha aparecido una nueva categoría de pistolas de polímero de aguja lanzada en base a su tamaño, las subcompactas de cargador monohilera. Se sitúan entre las subcompactas bifilares y las pistolas de bolsillo, en una línea fronteriza ciertamente difusa en algunas ocasiones.

Comparativa Walther PPS M2, S&W M&P Shield y S&W Bodyguard

FOTO 1 - Comparativa de las dos protagonistas con la S&W Bodyguard (categorizada como de bolsillo) situada en la parte inferior

Dos de los representantes más cualificados y valorados de esta clase son: la Walther PPS M2 presentada en enero del año pasado y la Smith & Wesson M&P Shield en el mercado desde el 2012. Pensadas para evitar ser detectadas en su porte diario, son de las preferidas por agentes de diferentes agencias que operan de forma encubierta, como arma de backup entre uniformados y por ciudadanos habilitados para ejercer su derecho a la autodefensa. En el caso de la M&P Shield su éxito se refleja en que ha superado el millón de armas vendidas en algo más de cuatro años, manteniéndose como una de las subcompactas más difundidas.

Ocultación

Son armas que pugnan por la máxima ocultación posible en calibre 9mm P, gracias a sus contenidas dimensiones generales entre las que sobresale su extremada delgadez, 1” (2,54 cm) en el caso de la Walther y 0,95” (2,41 cm) en el caso de la Smith & Wesson, esta última una de las más estrechas del mercado.

Comparativa anchura Walther PPS M2 y Smith & Wesson M&P Shield

FOTO 2 - La Smith & Wesson M&P Shield (izq.) es lpoco más estrecha que la Walther PPS M2 (dcha.)

En cuanto a la altura del arma, que es la segunda medida que considero de importancia a la hora del porte, las medidas con los cargadores sin extensión (cargadores de SIETE cartuchos) son: 4,91” (12,47 cm) y 4,60” (11,68 cm) respectivamente. Esto se traduce en que la longitud de la culata de la M&P Shield, desde mi punto de vista, está en  el límite para poder asirla con comodidad por unas manos de tamaño medio y sin dificultad por manos grandes, sin duda las manos más grandes estarán más cómodas con la PPS M2. Por debajo de esa medida, aunque se favorece la ocultación, perdemos en practicidad y operatividad debido a una mala ergonomía. Es decir, la pistola es difícil de controlar cuando la disparamos y el acceso a los controles de la misma es forzado. Ambas pueden ser portadas cómodamente en la cintura, sin que su contorno se llegue a marcar por debajo de la ropa, con solo llevar una camiseta o polo por fuera del pantalón.

Walther PPS M2 en la palma de la mano

FOTO 3 - La Walther PPS M2 en la palma de la mano

Smith & Wesson M&P Shield en la palma de la mano

FOTO 4 - La S&W M&P Shield en la palma de la mano

Precisión y Fiabilidad

En relación con los otras características críticas en una pistola de este tipo, ambas destacan de sobre manera. Los dos primeros aspectos, que a partes iguales deben cumplir, son: la precisión y la fiabilidad. Habiendo realizado numerosas sesiones de tiro a diferentes distancias, entre los 7 y 25 m, con munición comercial no tuvimos ningún tipo de mal funcionamiento o interrupción. La precisión es buena en ambos casos, en parte a sus buenos disparadores.

En el caso de la Walther PPS M2 hereda el de la serie PPQ, alabado por la crítica norteamericana como uno de los disparadores de referencia en el sector de las pistolas de polímero de aguja lanzada, algo que se hace notar. Con un peso de aproximadamente 6,7 libras (3 kg) es ligeramente superior a las 6,1 libras (2,7 kg.) anunciadas por el fabricante, aunque seguramente con el uso acabará alcanzando ese valor. Es de recorrido corto, sin arrastres perceptibles, con rotura nítida, además de un reset corto y muy rápido.

El disparador de la Smith & Wesson ha evolucionado desde su primera generación en el 2012, siendo ahora mismo es uno de los mejores de la categoría. El peso en varias lecturas de nuestro medidor Lyman estuvo alrededor de los 6,5 libras (2,9 kg.), que es exactamente lo publicitado por el fabricante. Se caracteriza por un reset muy pronunciado, fácilmente identificable al tacto. Por lo demás tiene también un recorrido corto y un punto de rotura nítido, la verdad es que transmite muy bien al tacto los estadios del disparador, es muy predecible. En el caso de la versión PORTED PC, al ser una versión ajustada y personalizada en el Performance Center, el disparador reduce su peso en unos 400 g., por lo que se queda en 2,5 kg.

Aunque estamos hablando de pistolas de reducido tamaño y de peso, su relevación y retroceso son fácilmente controlables, por lo que es relativamente fácil repetir disparo rápidamente y con precisión. Estos disparadores, junto con su buena ergonomía, propician un muy buen control de estas armas. Especialmente “dulce” es el disparo con la PPS M2 por la posición de la mano muy cerca del eje del cañón del arma, aunque su su peso no es mucho mayor (598 gr. frente a 589 gr. de la M&P) y pero si tiene una textura en la empuñadura más agresiva. Aunque diría que a estos niveles es una cuestión de matices, ya que por ejemplo me parece más acertada la falta de moldeado para los dedos de la M&P Shield, sobre todo en una pistola de estas dimensiones, donde hay menos margen de acomodo para la mano. Caso aparte merece la versión PORTED PC con compensador en la M&P Shield, el cual minimiza la relevación del arma muy notablemente.

Smith & Wesson M&P Shield PORTED

FOTO 5 - Detalle perforación izquierda cañón por donde salen gases para compensar la relevación en la Smith & Wesson M&P Shield Ported PC

Smith & Wesson M&P Shield Ported

FOTO 6 - Smith & Wesson M&P Shield Ported PC con munición Remington Ultimate Defense, de punta hueca específica para pistolas subcompactas

Seguridad

Tal vez el punto más débil en seguridad de las armas de polímero de aguja lanzada con todos los seguros automáticos es a la hora de enfundar, aunque accionar el disparador con un pliegue de la funda es un accidente realmente excepcional, es oportuno reseñarlo. Algo que normalmente se produce con fundas de cuero que han perdido prestancia con el tiempo. Caben dos soluciones, emplear un arma que además de los seguros automáticos tenga un seguro manual, emplear una funda rígida de polímero o simplemente no utilizar funda, esto último algo que no recomiendo, pero que es una práctica bastante habitual entre agentes que operan de forma encubierta. Esta observación viene a colación de la seguridad de nuestras protagonistas.

En el caso de la PPS M2 son todos automáticos: seguro de disparador, seguro de aguja y seguro de percutor. No tiene seguro de cargador, algo positivo en un arma de estas características. Tiene también avisador de arma montada, a través de un pequeño perno en la base de la corredera, visual y táctil. Además posee un avisador visual de cartucho en recámara.

Walther PPS M2 avisador arma montadaFOTO 7 - Walther PPS M2 avisador visual y táctil de arma montada

La M&P Shield posee dos versiones en cuanto a seguridad, con todos los seguros automáticos, los mismos que que la pistola de WALTHER o además con un seguro manual en sentido positivo, en el armazón. El grueso de ventas gubernamentales se decanta por la versión con seguro manual, ya que ofrece más versatilidad. Tiene también avisador visual de cartucho en recámara y carece de seguro de cargador. Por lo demás, posee una característica propia y patentada de seguridad, que no es necesaria que este “disparada” para poder ser desmontada.

Smith & Wesson M&P Shield avisador cartucho en recámara

FOTO 8 - Detalle de la perforación para visualizar si hay cartucho en recámara de la S&W M&P Shield

Miras y otros dispositivos para apuntar

En ambos casos disponen de miras metálicas pensadas para evitar enganchones en la ropa, las de la WALTHER son de tres puntos blancos que permiten el ajuste del alza en deriva. Las de la M&P Shield varían con la versión, desde unas Novak de perfil bajo hasta las de HI-VIZ de fibra óptica de la versión PORTED. En lo que coinciden todas es que son fáciles de enrasar y apuntar al objetivo. Lo que se echa en falta en ambas son unas miras para condiciones de baja luminosidad, algo que es fácilmente solucionable en el mercado de terceros.

Por otra parte en el caso de la Smith & Wesson existe una versión con láser verde de Crimson Trace. Como sabemos este tipo de láser se puede visualizar a las distancias de CQC (Close Quarter Combat) incluso a la luz de un día de gran luminosidad. La activación del mismo se realiza de forma muy natural, ya que el pulsador está integrado en el lomo anterior de la empuñadura. Por otra parte decir que la presencia de este dispositivo no entorpece sus magníficas cualidades de ocultación.

Versiones de la S&W M&P Shield

FOTO 9 - Diferentes versiones de la S&W M&P Shield. PORTED (arriba), ESTÁNDAR (izq.) y con láser CRIMSON TRACE (dcha.)

Otras características

Finalmente señalar que la Walther trae DOS cargadores adicionales con extensión, que permiten el porte de OCHO cartuchos. La S&W trae adicionalmente solo uno con extensión y la misma capacidad.

Tabla comparativa Walther PPS M2 vs S&W M&P Shield

RESUMEN

Estamos ante dos magníficas pistolas diseñadas exprofeso para el porte oculto, es realmente difícil decantarse por una de ellas. Destacaría de la Smith & Wesson por su tamaño en el límite de las pistolas de bolsillo y su seguro manual, mientras que la Walther destaca ligeramente en el control del arma por su magnífico disparador y disposición baja del eje del cañón. Además una buena noticia para los tiradores deportivos, ambas dan la medida en cuanto a peso y distancia entre miras, por lo que pueden ser guiadas con licencia F.