ISSC MK22 - La “hermana pequeña” del FN SCAR

ISSC MK22 - La “hermana pequeña” del FN SCAR

Durante esta década las carabinas del calibre 22 lr réplicas de los modernos rifles militares han sido un segmento que no ha parado de crecer. La posibilidad de tener un arma que dispara munición barata y sin retroceso, con la estética de un arma de guerra se ha convertido en un reclamo que no para de atraer jóvenes y no tan jóvenes tiradores. Todo este crecimiento ha terminado por eclosionar en disciplinas y competiciones específicas  para este segmento de armas. La más conocida y más pujante en nuestro país es la de IPSC Mini-rifle, aunque en otros países la práctica del pliking con este tipo de carabinas es también muy popular.

ISSC MK22 vista lateral izquierda

FOTO 1 - Vista lateral izquierda de la ISSC MK22

La carabina que analizamos es una réplica del futurista rifle FN SCAR nacido para competir en el SOFCARP, un concurso que en 2004 el USSOCOM lanzó para dotar de un rifle a sus fuerzas especiales. Después de un test de cinco semanas en el 2008, recibió el visto bueno de este organismo. Pasando a ser usado por algunas agencias especiales norteamericanas y los cuerpos especiales militares y policiales de varios países.

Características

La contribución austriaca a este competido segmento de réplicas es la ISSC MK22, una carabina aparecida en 2010, que inmediatamente llamó la atención por sus buenos acabados y solidez de construcción. El responsable de este aspecto es sin duda cajón de mecanismos en aluminio, algo que se agradece frente a la cada vez más frecuente tendencia del uso intenso del polímero. Este forma un bloque que fusiona el “receiver” y guardamanos en su segmento superior. Tiene mecanizado un riel picatinny en el lomo del mismo y añadidos otros tres de polímero en laterales y segmento inferior. Existe un quinto riel metálico en la base de la toma de gases en el cañón. Esta abundancia de rieles es una acertada estrategia comercial, ya que los consumidores de este tipo de productos gustan de recargarlos con infinidad de accesorios, en esto que se ha dado en llamar la moda “tacticool”.

ISSC MK22 cajón de mecanismos

FOTO 2 - Cajón de mecanismos

En el superior están las miras completamente de polímero que cumplen su función, el alza trasera admite dos posiciones de diopter (como la de los AR-15) y el punto de mira es regulable en altura. De todas formas está claro que la mayoría de los usuarios de este tipo de armas añadirán el habitual punto rojo de tecnología led. Nosotros para nuestras pruebas hemos utilizado un avistar AR10, con una muy buena relación calidad precio y que puede ser usado en armas de mayor retroceso (incluido escopetas), sin temor a que se pierda el punto.

El cañón es de tipo match de 16” fabricado por Lothar Walther, algo que se hace notar en la precisión como veremos en los resultados de las pruebas de campo. Tiene una bocacha de rosca estándar con un paso de hilo 1/28, esto quiere decir que podemos usar cualquiera del mercado de terceros destinados a armas de calibre superior.

Tiene una culata plegable hacia la derecha con solo pulsar una pestaña, pudiendo quedar inmovilizada mediante dos resaltes de polímero en el armazón y culata. Esta admite tres posiciones de extensión, frente a las seis que lleva el SCAR original, que son suficientes para encontrar una postura cómoda de disparo para casi cualquier envergadura. Tiene una cantonera de goma que simplemente es una tapa por presión en la base de la culata, aun así ofrece algo de mullido, aunque en un rifle del 22lr con un nulo retroceso no es realmente necesario. Además posee una carrillera ajustable de dos posiciones y un adaptador para enganchar la correa porta fusil. De esto último, al igual que rieles picatinny, anda nuestro protagonista sobrado, hemos contado al menos cinco trabillas para poder prender mosquetones de la correspondiente correa.

ISSC MK22 culata plegable

FOTO 3 - Culata plegable

Con respecto al pistolete, este es muy similar al de un AR-15 en su forma, pero a diferencia de aquel, forma parte integral del lower de polímero. Además posee una práctica tapa para poder almacenar pequeño piecerío o pilas, que suele ser lo más habitual, es ergonómico y tiene el lomo estriado verticalmente para asegurar el agarre en cualquier circunstancia.

El disparador es de dos “stages” con un peso de aproximadamente 2,5 kg, con una rotura bastante limpia y corta en el segundo tiempo. Comentar que además de seguro ambidiestro, que sería deseable estuviese más adelantado para poder accionarlo más cómodamente, tiene seguro de cargador. Si el cargador no está correctamente insertado el arma no disparará, algo que nos sucedió al comenzar a manipularla para nuestra sorpresa, ya que desconocíamos esta característica de seguridad. En relación con el mecanismo de disparo comentar que el montar el arma a través de un tirador atornillado al cerrojo nos ha resultado especialmente cómodo y rápido, ya que es de un recorrido muy corto. Se agradece que sea especialmente sobredimensionado en tamaño y de forma redondeada, fácil de asir y nada agresivo con los dedos.

El cargador admite 22 cartuchos, posee la típica ventana que permite ver el consumo de munición. Cuando presionamos el botón de retenida del mismo en el lower, cae por gravedad sin problemas, aunque hay que ser enérgico en su introducción si estamos en competición para evitar quedarnos bloqueados por su seguro.

Prueba de campo

Cuando decidimos probar la carabina quisimos evaluar dos aspectos, su precisión y fiabilidad, dado que estas dos cualidades son claves para los usuarios que quieren competir en IPSC Minirifle. Para ello sometimos a esta carabina a una intensa prueba de tiro, empleando diferentes tipos de munición y disparando más de 300 cartuchos. El fabricante es claro desde el primer momento, esta carabina es para ser usada con munición de alta velocidad (HV), de otra manera no funcionará correctamente, ya que habrá numerosas ocasiones en las que no será capaz de mecanizar, como pudimos comprobar con algo de munición standard que disparamos.

ISSC MK22 prueba de campo

FOTO 4 - Probando la ISSC MK22

Las municiones de alta velocidad que empleamos fueron 200 cartuchos de CCI Minimag y 100 de GECO SEMI-AUTO. Como rutina de limpieza, decidimos limpiar el arma cada 100 disparos con una BoreSnake impregnada en limpiador de grado militar M-Pro 7. La fiabilidad fue impecable, ya que en esos 300 disparos no tuvimos una sola interrupción. Incluso realizando secuencias rápidas de tiro el arma alimentó y expulsó correctamente.

ISSC MK22 munición de pruebaFOTO 5 - Munición empleada en las pruebas

En cuanto a la precisión, como ya adelantamos al hablar del cañón, esta fue francamente buena a 100 m. para grupos de CINCO disparos se mantuvo constante alrededor de 1,3 MOAs, con la munición CCI Minimag, que es la que mejor resultado ofreció durante nuestra sesión de pruebas. Los test de precisión se realizaron utilizando un banco de tiro CALDWELL, un visor NCSTAR ECO 4X34 y dos tiradores diferentes.

ISSC MK22  prueba precisiónFOTO 6 - Accesorios empleados para la prueba de precisión

ISSC MK22 precisión a 100 mFOTO 7 - Muy buena precisión para una carabina semiautomática a 100 m.

RESUMEN

Es una buena carabina siempre que utilicemos munición de Alta Velocidad (HV), fiable y precisa. Con una estética futurista e impactante, como la del arma militar a la que “clona”, es una opción diferente para aquellos que quieran disentir de la “tiranía” de la S&W MP15-22 en la modalidad de Minirifle IPSC.